Cajamarca: la región más insegura para ser periodista

0
34

La furia de los manifestantes contra Conga llegó también a las instalaciones de radio El Edén, sus periodistas y su propietario. Libre Expresión, su noticiero bandera, no cedió a las exigencias de los dirigentes de PIC (Plataforma Interinstitucional Celendina). A cambio, como ya es costumbre, les llovieron insultos y amedrentamiento.

—Un día llegan hasta la radio. Por supuesto, cerramos la puerta. Nos gritaron de todo —recuerda Edinson Díaz Traverso, gerente de la emisora—.

Según nos narra, al principio la radio dio cobertura absoluta a los primeros llamados de la PIC. Con el paso del tiempo y conforme se desbordaba la protesta, Edinson y su equipo tuvieron que autoevaluarse. Era imposible avalar la intransigencia de la PIC.

Radio El Edén terminó entre la espada y la pared: entre las amenazas de los manifestantes y su conciencia.

—Así que el 29 de noviembre apagamos la radio. Decidimos no ser cómplices del discurso mentiroso que manejaba la PIC a través de sus dirigentes: como eso de que Conga iba a acabar el agua de toda la zona.

La radio volvió al aire el 4 de diciembre. Entonces tuvo que soportar una arremetida que los señalaba como indeseables. Pero Éler Alcántara Rojas, el joven periodista estrella de la estación, se siente orgulloso de haber podido con el temporal pese a llamadas telefónicas que recibían y ponían al aire la mayor de veces para desafiarlos e insultarlos.

—Nunca cambiamos nuestra posición neutral. Mantuvimos la línea de la democracia. No nos dejamos finalmente manejar por los ronderos.

Y LA PUBLICIDAD TAMBIÉN

Las formas de presionar a la prensa no son todas físicas. Nixon Villanueva Torres, propietario y periodista de Radio Caliente, denuncia que, además de las imposiciones de la PIC y las amenazas de toma de las radios y televisoras, también apuntaron al financiamiento del que viven:

—En el mitin del 24 de noviembre, el ingeniero Agustín Medina, de la PIC, agitó a los empresarios para que retire la publicidad de las radioemisoras y la televisión.

El Noticiario Caliente, espacio central de la radio, conducido por Villanueva y su hermano, sintió las presiones. Siguieron al aire pero tocando el tema de la mina de manera superficial, sin comentarios en pro o contra. Al poco tiempo cerraron el espacio, por las vacaciones de fin de año. Ahora no volverán sino hasta marzo y esperan que puedan hacerlo en un mejor clima.

—Vamos a esperar el peritaje internacional sobre el impacto de medio ambiente del proyecto. Con eso sabremos mejor qué postura tomar como periodista. Y no se trata de tener miedo, pero debemos estar cautos a ver cómo reaccionan los dirigentes y el pueblo.

DESCONOZCO MAYORMENTE

INFOS buscó y llamó insistentemente a Milton Sánchez Cubas, secretario general de la PIC.

La PIC está conformada por representantes de rondas, barrios, comunidades campesinas y una fuerte base del SUTEP. Aunque aseguran ocuparse de varios temas, por estos días el motivo principal de sus protestas es la minería y, básicamente, el proyecto Conga.

Cuando Sánchez finalmente accede a contestarnos el teléfono, en estos días de calma chicha después de las protestas, su actitud ya no es la del dirigente radical de los días del paro. Pero lo que nos asegura sobre las agresiones a los periodistas de Celendín nos sorprende más.

—Es la primera vez que me entero de eso. En todo caso, y es bueno que lo reconozca, las agresiones no han venido de la PIC ni de sus dirigentes sino de la población.

En este tipo de manifestaciones hay dos bandos, explica Sánchez: uno es de la población que se alza y el otro, quienes defienden al proyecto minero. No hay más. Según él, son los pobladores quienes se exacerban, pierden el control y, en su protesta desbordada, atacan a quienes no piensan como ellos: los periodistas.

Pero la PIC no tiene nada que ver, jura.

—Nosotros también hemos sentido una serie de agresiones —asegura el dirigente de la PIC—. Infundios, calumnias y mentiras de parte de varios periodistas como Éler Alcántara y Salvador Sánchez. Más bien creo que deberían de capacitarlos para que hagan un mejor trabajo, para que no tengan que exponerse a las agresiones.

Sánchez Cubas dice que ya habló con algunos periodistas, en un tono amable, para que las cosas no vuelvan a desbordarse, para que su rol sea neutral, y que las cosas sigan su camino. Y, contradiciendo a todos los periodistas entrevistados y a los videos de las protestas que hemos revisado, vuelve a insistir en que, durante las protestas contra Conga, en Celendín el periodismo fue libre.

—Nosotros no podemos contenerlos. En los mítines la gente se sube al estrado y expone lo que cree libremente. Hay que entenderlos… Eso es también libertad de expresión.

PELIGROSA CAJAMARCA

Según los reportes del IPYS para 2011, de las 118 agresiones contra periodistas cometidas el año pasado, 27 ocurrieron en Cajamarca. El triste récord puso a Cajamarca como la región más insegura para el trabajo de los periodistas, por encima, incluso, de Lima, donde se registraron 25 agresiones y que, hasta el tercer trimestre de 2011, lideraba el ranking.

Los acosos a los periodistas que, en sus informaciones sobre Conga, consideran consignar la postura de la minera no han cesado. Hace unas semanas, el 23 de enero de este año, Miguel Chumbe Ortiz, conductor de La Rotativa Regional de la filial Cajamarca de RPP fue agredido por unos manifestantes; y Tony Alvarado Aguilar, reportero de Turbo Mix TV, fue pateado por una persona desconocida. Los periodistas salían de una conferencia de prensa que convocaba Yanacocha.

Más periodistas recibieron insultos ese día, según supo INFOS. Pero le restaron importancia y no lo denunciaron. Ya están acostumbrados.

Dejar respuesta